El viejo Santoro se cansó de atajar penales | Ferropedia
De la Cuna hasta el Cajón Destacada

1930 // FERRO SE RETIRA DE LA CANCHA COMO PROTESTA CONTRA EXCURSIONISTAS

El viejo Santoro se cansó de atajar penales

lunes 17, julio, 2017

127 visitas

El Gráfico número 628, del 25 de julio de 1931. Santoro fue la primera tapa de Ferro

Durante el amateurismo era bastante habitual que los partidos terminaran antes de tiempo por algún incidente. Solo en 1930 -último campeonato antes del inicio de la era profesional- se registró una decena de casos por situaciones tan diversas como peleas a piñas entre los equipos, futbolistas que se negaban a salir habiendo sido expulsados o virtuales abandonos por goleada. Ferro no fue la excepción: en la fecha 17, indignados con el arbitraje, los jugadores se retiraron del campo a los 5 minutos del segundo tiempo.

   Fue contra Excursionistas, en la canchita en Pampa y Miñones, el 9 de noviembre. El resultado registrado hasta ese momento, 1 a 1, quedó en suspenso hasta que la Asociación Amateurs Argentina de Football declaró formalmente ganador a Excursio por la renuncia de Ferro a continuar el juego.

   El actor principal de la disputa fue el arquero Francisco Ángel Santoro; su antagonista, Alberto Rojo Miró, de los jueces más polémicos de su tiempo, policía de profesión y con fama de severo. Ninguno de los dos equipos estaba haciendo una buena campaña ese año. Esa tarde de calor, Salvador D’Alessandro abrió el marcador para Ferro y José Galeano empató para el local. Todo estalló con una mano en el área de Roque Calocero y el consiguiente penal sancionado por Rojo Miró.

   Lo tenía que ejecutar Ernesto Belis, el goleador de Excursionistas, que más tarde jugaría el Mundial del 34 para Italia. Pateó “recto y bajo”, según la crónica de un diario de la época, y Santoro le atajó el tiro “luego de adelantarse y desplazarse ligeramente”. Rojo Miró ordenó patearlo de nuevo, a pesar de las protestas del arquero, sus compañeros y parte del público; fue Belis, otra vez, y se mantuvo firme Santoro: “nuevamente la detuvo, después de realizar rápidos movimientos laterales”, destacó La Prensa. El árbitro entendió que el arquero se había vuelto adelantar y resolvió darle Belis nada menos que una tercera oportunidad.

   Pero Santoro se negó de plano y a los gritos. Y el área de Ferro se convirtió en un remolino. Los hinchas quisieron derribar un alambrado, al punto que uno logró saltar a la cancha e intentó agredir a Rojo Miró. Imprevisto final del partido: suspensión y una escolta de la comisaría 31 para el árbitro.

   Santoro -padre de Miguel Ángel, estrella del arco de Independiente tres décadas después- era bastante bueno para los penales: en los 58 partidos que atajó en Ferro, contuvo 3, lo que no incluye -por supuesto- los dos que dejó sin efecto Rojo Miró. En la fecha siguiente, Santoro volvió a estar en el arco sin que siquiera lo suspendieran.

Fuentes

Archivo Pablo Abiad, archivo El Mundo, archivo La Prensa, Excursio1910, Luis Colussi y otros: “Fútbol argentino: Crónicas y Estadísticas” (1930)

< Anterior

Siguiente >

Fichus eran las de antes…
17 de julio de 2017
Benito Valencia, la ráfaga de Guaymallén
26 de julio de 2017

LaFerropedia


Laferropedia@gmail.com